Sobre Mí

¡Hola! Soy Eleonora Diez, nací y vivo actualmente en Capital Federal. Viví mis primeros siete años frente a una plaza en Castelar, pcia. de Buenos Aires, cuando en el barrio sólo habían unas poquitas casas y calle de tierra. Siempre fui una nena solitaria, y no creo que haya sido por el hecho de ser única hija. Mi universo eran las plantas, los animales, el arte y los libros. Los bichos, siempre los bichos, las estrellas y María Elena Walsh. Creo que por entretenerme tanto con ellos es que aprendí tarde a andar en bicicleta. Tal vez encontraba en esas fragilidades una proyección de mi propia fragilidad. Hoy continúa siendo así. Siento que el arte y la naturaleza son un camino espiritual; esos mundos se unen en uno solo. No encuentro el límite entre poesía y naturaleza o naturaleza y arte, y creo que fue esa idea la que, en primer lugar, me llevó a estudiar literatura y publicar dos libros de poesía naturalista: Aguas Negras (2017) y Alimento para la fe del cuerpo (2019); y en segundo lugar, a estudiar las plantas para luego dar vida a Casa Alejandrina.

Viví en Haedo, Pcia. de Buenos Aires, hasta pasada la adolescencia. Tuve la suerte de viajar desde pequeña y luego vivir en distintos lugares de mi país: la Costa Bonaerense, Bariloche (Río Negro) y Villa General Belgrano (Córdoba), entre otros. Cada sitio me enseñó los secretos de sus plantas saludables, pero, estudiosa incansable de la Naturaleza, amplié y fortalecí mis conocimientos. Así, me formé en Plantas Medicinales, Fitomedicina, Medicina Integrativa, y Nutrición Natural y Salud Holística. Actualmente me capacito en la Escuela Argentina de Naturalistas de la Organización Nacional Aves Argentinas. De todas formas, concluyo que tomar contacto directamente con las plantas, animales y los lugareños de las distintas regiones de nuestro país es crucial (ellos nos enseñan los saberes ancestrales para luego transmitirlos de generación en generación); como así también creo imprescindible estudiar de manera independiente, investigar, explorar, y nutrirse de los libros, que son quienes guardan la tradición oral popular y los descubrimientos científicos relacionados con los reinos vegetal y animal.

Para homenajear a la Naturaleza y el Arte, brindo capacitaciones en Alejandrina Escuela Herbolaria, y vuelco mis impresiones poético-naturalistas en Diario de una Naturalista. Agradezco cada día este camino que siento como una misión, agradezco los mágicos rincones donde viví, los maestros que encontré y sigo encontrando. Kahlil Gibran escribió: «Sólo una vez enmudecí. Fue cuando un hombre me preguntó: ‘¿quién eres tu’?». Todos podemos saber quiénes somos en esencia y qué vinimos a brindar en este paso por la vida.

Desarrollo Web Efemosse